Logo simbolismo Logo Facebook Logo Instagram Logo TikTok Logo Pinterest Logo Twitter Logo Youtube Logo Flickr


Nueve mitos sobre estilográficas y la verdad sobre éstos

En el mundillo de las estilográficas existen algunas afirmaciones que parecen dogma de fe. A continuación exponemos algunos de estos mitos, así como nuestro punto de vista sobre los mismos.

1. Una pluma no se puede prestar a nadie, porque si no se estropea. Depende. En general, los coleccionistas y aficionados a las estilográficas se las prestan entre ellos, para probar sensaciones y ver qué tal escriben antes de comprarlas. No obstante, todas estas personas son conscientes de no presionar el plumín en exceso sobre el papel, y escriben de forma suave y fugaz, precisamente para evitar que su manera de escribir (diferente de la del propietario) pueda deformar la estilográfica.

Podríamos decir que, si se va con cuidado, no hay problema en prestar una pluma, pero si la persona a la que se la dejamos no está acostumbrada a utilizar estilográficas, o si no sabemos si la va a usar de forma adecuada, es mejor no prestársela.

2. Las Montblanc son las mejores estilográficas del mundo. Falso. Las Montblanc son unas plumas excelentes, pero no son las mejores estilográficas del mercado sino las más conocidas. De hecho, muchas veces no se puede decir que una marca sea mejor que las demás, sino que deberíamos hablar de tal o cual modelo, ya que un gran número de firmas tienen modelos excelentes, elaborados con materiales de la máxima calidad y superiores a los modelos estándar de Montblanc.

3. Las plumas más caras son mejores que las más económicas. Falso. Las plumas más caras están fabricadas con materiales nobles, lo que encarece su precio. También suben el precio otros factores, como que sean de una determinada marca o que formen parte de una edición limitada o exclusiva. Pero si entendemos por “mejor” aquellas plumas que escriben bien y transmiten una sensación agradable cuando las usamos, diremos que hay estilográficas económicas que van de maravilla, como por ejemplo las Kaweco y las Lamy.

Con ello tampoco queremos decir que las plumas económicas sean mejores que las caras: las plumas premium suelen garantizar una calidad mínima, son exclusivas y generalmente extraordinarias.

4. Las estilográficas con plumín de oro escriben mejor que las que tienen plumín de acero. Depende. Los plumines de oro, sobre todo los modernos, se notan suaves y extremadamente agradables cuando escribimos. Pero por otro lado existen plumines de acero que son sensacionales, y que a pesar de ser algo más rígidos que los de oro, tienen poco que envidiar a éstos.

Como conclusión, podemos decir que en general los plumines de oro son más suaves que los de acero y, por lo tanto, mejores, pero que hay plumines de acero excelentes que están casi al mismo nivel que los de oro, a un precio notablemente inferior.

5. Las estilográficas antiguas son mejores que las modernas. Falso. Las estilográficas antiguas son menos fiables que las modernas, y ello por varios motivos: sus materiales han soportado el paso de los años y, además, debido a su edad han tenido un uso más intensivo que las plumas modernas. Pasa como con los coches: no es lo mismo estrenar automóvil que comprar uno con quinientos mil kilómetros, por mucho que lo haya cuidado su propietario.

Lo que hace atractivas a las estilográficas antiguas es que son diferentes de las actuales, en cuanto a diseño, sistema de carga y materiales. Muchas tienen plumines flexibles de oro, lo que normalmente no se encuentra en las plumas modernas. Y como hemos apuntado, tienen una estética peculiar y nada despreciable, lo que hace que las “yayas” (como se conocen las estilográficas antiguas) tengan legiones de entusiastas.

6. Es mejor comprar en una tienda física que por internet. Falso. Las tiendas on-line tienen catálogos más amplios que las tiendas físicas, y es más fácil visualizar los modelos y compararlos con otros. También disponen de unos precios notablemente más económicos, lo que las hace interesantes para los aficionados que compran de forma regular. Y ciertamente resulta muy cómodo recibir el producto en casa sin tener que desplazarse, con unos plazos de entrega que hoy en día son más que razonables.

Alguien podría decir que la ventaja de una tienda física es que puedes probar la pluma antes de comprarla, pero ésto es cierto a medias: sólo algunas tiendas físicas lo permiten, porque los vendedores son reticentes a entintar los plumines y temen que el posible comprador haga una presión excesiva y estropee el artículo.

Ambos sistemas no son incompatibles, y si todavía no lo has probado, te animamos a que busques una tienda on-line de confianza. ¡Seguro que repites!

7. Es recomendable no llevar las plumas cargadas de tinta cuando viajas en avión, si no se puede salir la tinta. Cierto. La presión atmosférica cuando volamos es diferente de la que tenemos en tierra, lo que puede provocar fugas de tinta dentro del capuchón. Esto sucede con mayor frecuencia en las plumas que cierran a rosca, ya que no son tan herméticas como las plumas que cierran a presión.

Para evitar riesgos, es mejor no llevar la pluma cargada de tinta, pero si lo haces ten en cuenta estos consejos: carga menos de ? parte de la capacidad o cárgala completamente, y lleva siempre la pluma en posición vertical.

8. Una buena estilográfica nunca pierde valor, es una inversión. Falso. No nos engañemos, después de comprarla una pluma estilográfica pierde valor. Quizás con el paso de los años se revaloriza algo, pero como norma general no es así. Existen excepciones: plumas raras, ediciones limitadas y algunos modelos muy buscados de Montblanc.

9. Cuando encuentre la pluma ideal para mi, dejaré de comprar plumas. Falso. No te engañes, nunca dejarás de comprar plumas, de igual modo que nunca dejarás de comprar zapatos. No existe la pluma ideal, sino una pluma para cada momento. Y tu eres adicto a las estilográficas.

Cada mes, actualizamos el blog con cuatro entradas nuevas.
¡Esperamos que os haya gustado ésta!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y hacerla más segura, así como con fines comerciales y publicitarios. Si continuas navegando por nuestro sitio web aceptas su uso. [+información]