Logo simbolismo Logo Facebook Logo Instagram Logo TikTok Logo Pinterest Logo Twitter Logo Youtube Logo Flickr


El plumín. Tipos de puntos

El plumín es, quizás, el elemento más especial de la estilográfica, y el más determinante en cuanto al valor de ésta. Existen de diversos puntos, tamaños y materiales, y pueden ser rígidos o flexibles. En esta parte nos centraremos en las partes del plumín y en los distintos puntos que puede tener.

El cuerpo del plumín está formado por una pieza de metal con la punta de iridio. Tiene un corte transversal desde la punta hasta el agujero de toma de aire (presente en la mayoría de plumas), que divide la parte superior del plumín en dos. Cada una de las dos partes resultantes se denomina gavilán, y ambos tienen que estar bien alineados para que la pluma no rasque al escribir.

Cuando escribimos con una estilográfica, la punta del plumín entra en contacto con el papel y deja ir la tinta, y será su punto o tamaño el que definirá el grosor del trazo.

Según su grosor, los tres puntos más comunes son el F (fino/fine), el M (medio/medium) y el B (grueso/broad), pero también existen el EF (extra fino/extra fine) y el BB (doble grueso/double broad), e incluso otras variantes extrañas, como por ejemplo los O (de corte oblicuo), los Z (que permiten trazos con distintos grosores), etc. Generalmente, el grosor del punto se indica en el plumín con la letra correspondiente.

El punto de iridio suele ser esférico, pero también existen los puntos STUB y el ITÁLICO. Éstos son rectangulares y permiten un trazo grueso cuando se traza una línea vertical, y fino cuando se traza horizontal. El STUB es un poco más redondeado que el ITÁLICO, y este último permite una mayor diferencia en el trazo.

También existen los puntos caligráficos, que suelen ser más pronunciados que los anteriormente descritos y que no tienen la punta de iridio. De estos hablaremos en otra entrada del blog.

Los plumines de las marcas europeas varían de grosor según la marca: un M de Pelikan puede ser un B de Montegrappa, etc. A veces tampoco hay una diferencia excesiva en el grosor de un punto F y de un M. Por otra parte, dos plumines del mismo modelo de pluma pueden presentar grosores ligeramente distintos.

Los plumines japoneses son mucho más precisos en cuanto a grosor, y las marcas japonesas tienen un catálogo muy amplio de puntos distintos (que incluyen EEF, plumines raros como los Falcon, los Zoom, etc.). Su trazo es más fino que el de los plumines europeos, y un M japonés equivale a un F europeo.

Cada mes, actualizamos el blog con cuatro entradas nuevas.
¡Esperamos que os haya gustado ésta!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y hacerla más segura, así como con fines comerciales y publicitarios. Si continuas navegando por nuestro sitio web aceptas su uso. [+información]